Un llamado Ambiental


Elena González, tengo 41 años de edad. Mamá de Arianne y Vivianne, Ingeniera en Ciencias Ambientales. Gerente de Operaciones y Salubridad y Ambiente en Mahogany Bay Cruise Center. Tenía 10 años, cuando mi madre me envió de vacaciones a Alemania a visitar a mi hermana que cursaba sus estudios allá. Estuve en ese país por dos meses y cambio el rumbo de mi vida. En la casa que vivía mi hermana, separaban los productos reciclables y lo orgánico, eran muy ahorrativos con el agua y había áreas verdes que habían sido rellenos sanitarios anteriormente. ¡Y ni decir la limpieza y el orden que había por doquier!

Regrese a Honduras sabiendo que, en un futuro, me dedicaría a proteger sus recursos naturales. Decidí estudiar la entonces nueva carrera de Ingeniería en Ciencias Ambientales, la llamada ¨carrera del futuro¨. Mi mamá dudaba de que hubiese alguna oportunidad laboral para mí al graduarme, y vaya que no se equivocó. Tuve trabajos de todo tipo, desde gerente de restaurantes de comida rápida, administradora de una empresa constructora y hasta fui profesora de inglés. Me desilusionaba el no poder ejercer mi profesión y ser parte de proyectos ambientales que estaban creando cambios necesarios en mi Honduras.

Pero todos estos trabajos me prepararon para poder asumir ya un rol en lo mío. La emoción cuando al fin me llamaron a una entrevista para un trabajo en manejo de agua potable y residual fue inmensa. Y una de las claves de obtener ese preciado trabajo fue el que confiaran en mí, no por mi conocimiento en el área, si no por mi personalidad fuerte y determinada. Sabían que no iba a darme por vencida, sabían que lucharía por aprender. ¡Y eso es lo que hace una mujer empoderada, lucha por sus ideales!

Después de 20 años de haber egresado de la universidad, y casi 10 años de trabajar en tan loable área, entiendo hoy más que nunca, que esta causa ambiental ya no puede ser un trabajo que realizamos pocos profesionales. Tenemos un país con una diversidad biológica rica y única, con una abundancia hídrica y ecosistemas tan vitales para el planeta como son los manglares y corales. Lo digo con certeza, ¡Honduras es un tesoro natural!

Hace 17 años, vivo en la bella isla de Roatán. El Roatán que yo conozco no es solo aquel que aparece en anuncios turísticos. Vivo en una isla que se transforma día a día. He podido ver ambos lados de la moneda, impactos ambientales fuertes en ecosistemas debido a proyectos mal manejados, sin criterios ambientales algunos. Pero hay proyectos que priorizan la parte ambiental para preservar el entorno y poder convivir en armonía con la isla que les da de comer. Tengo la suerte que desde hace 7 años laboro en uno de ellos.

También, he dedicado tiempo a un voluntariado que me apasiona que es el realizar limpiezas costeras, levantando basura de nuestras playas y carreteras para no solo presentar una imagen linda de nuestra isla, sino tratar de salvar a los ecosistemas y a la fauna tan preciada que tenemos. He involucrado a mis dos hijas menores de 6 años a que cuiden cada pedacito de las playas que gozamos los fines de semana. Ellas han sido mis más grandes esponjas porque a su temprana edad, ya son creadoras de cambio al participar en limpiezas costeras y ya han hasta sembrado árboles y son conscientes de la importancia de no mal gastar el agua.

Lo que más he aprendido del tema ambiental es que es un DEBER. Un deber de todos los que llaman a éste su país. No podemos seguir ciegos a una realidad dolorosa, un país que existe en un caos ambiental, principalmente por la falta de educación. Nuestros hijos son los que sufrirán esta apatía si no accionamos ya. Hay tantas opciones de cómo ayudar a nuestro país en temas ambientales y se comienza en casa. Eso es lo que haré con los artículos que les presentaré en esta plataforma. Recuerden todos en familia podemos comenzar a crear cambios positivos.

Y tú, como mujer, serás más empoderada al incluir en tu abanico de conocimientos, los temas ambientales que presentare. Les invito a que nos sigan en este blog y que fortalezcamos nuestro rol de mujer… no es por nada que llaman a éste planeta la "Madre Tierra".

Elena


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.