Resiliencia


Jordana Montserrath Rosales De León,  tengo 20 años de edad. Nací en la ciudad de San Pedro Sula, luego mis padres me criaron en Yoro, Yoro. Soy la menor de 3 hermanos y actualmente estudio Ingeniería Industrial y Sistemas. Durante el proceso para formarme como profesional, he tenido las oportunidades de recibir capacitaciones y cursos de Diseño web, Marketing Digital e Ingles técnico. Al culminar esta meta, me gustaría comenzar un máster en desarrollo de aplicaciones web. En mis ratos libres, me gusta dibujar mandalas, leer, escribir y pintar. Soy aficionada al arte de la fotografía y siempre trato de explotar mi creatividad.

Disfruto mucho ayudar a las personas y motivarlas, considero que es muy importante fomentar a los jóvenes a no rendirse, decirles que llegar hasta donde estoy no ha sido fácil.

La resiliencia se define como la capacidad que tiene una persona o grupo para recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro.

Durante este tiempo pude aprender de mi propia experiencia. Cuando tenía 15 años, perdí a mi mamá. Me costó un tiempo asimilar lo que había sucedido porque nunca vamos a estar preparados para que algo así suceda. Tenía un motivo muy grande para abandonar mi futuro y desinteresarme, pero no fue así. Desde ese momento tuve que tomar decisiones, no ha sido tan fácil ya que siempre necesitamos “el consejo de mamá” pero a pesar de lo que viví, me sirvió para querer alcanzar mis sueños y no detenerme nunca hasta verlos cumplidos.

No siempre nos resulta cómodo levantarnos, muchas veces el problema no es levantarse es querer hacerlo. Podemos tener a muchas personas impulsándonos o ayudándonos, pero lo más necesario es que uno tenga las ganas de alcanzarlo. Buscar en nosotros mismos energía y creer en que se puede alcanzar un cambio. Confié mucho en Jehová Dios y siempre estoy agradecida con El por darme las fuerzas en cualquier situación difícil.  Me considero una persona que se adapta con facilidad a los cambios, pese a cualquier dificultad que he tenido que afrontar, he podido encontrar algo positivo. Las circunstancias difíciles me han permitido desarrollar recursos y soluciones.

Soy de naturaleza emprendedora, y durante la pandemia del Covid-19, junto a mi cuñada, decidimos comenzar un negocio de joyería artesanal, llamado PARLEI. Estoy disfrutando mucho esa parte creativa de mi con este emprendimiento, Es aquí es donde le llamo sacar lo bueno de algo malo.

Animo a las jóvenes y mujeres a no abandonarse, a encontrar cada día ese amor por la vida y por ustedes mismas para que cuando un momento de adversidad se presente (ya sea un desempleo, un desamor, la pérdida de un ser querido, enfermedad, crisis económica) estaremos preparadas y lo podremos superar. Poder desarrollar en ustedes mismas una capacidad de adaptación positiva en tiempos de dificultad y así aumentar nuestra autoestima y seguridad, a estar consciente de nuestros potenciales, habilidades y limitaciones. Conocer a la perfección cada faceta de nuestra vida. No solo debemos ser una mujer soñadora, sino que debemos tener la certeza de los recursos con los que contamos para poder ponerlos en práctica.

Sé que cada persona tiene su historia, yo decidí aprender de la mía. No estoy agradecida por lo que paso, pero sí en quien me convirtió. No podemos cambiar los problemas y hay otros que ni siquiera vamos a poder evitarlos. Lo que podemos hacer, eso si, es como afrontarlos, como sobrellevarlos y a verlos como experiencias para hacernos más fuertes para poder crecer como personas.

Jordana 

 


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.