Por Ellas y Para Ellas


Catherine Paz, tengo 25 años de edad, nací en la Ciudad de Tegucigalpa, Honduras, Abogada, ejerzo la profesión con sentido de responsabilidad y honestidad, valores que me fueron inculcados en mi hogar, y tengo que adjudicar eso a uno de mis mayores tesoros, mis Padres. Quiero dejar en claro que lo que hasta hoy he alcanzado, no ha sido gracias a mí, sino a mi Padre Celestial, quien me ha guiado y me ha llevado de su mano poderosa.

Soy Creadora de la iniciativa “por Ellas y para Ellas” cuyo propósito es brindar asesoría legal gratuita a mujeres, y adolescentes de escasos recursos que enfrenta violencia doméstica, violencia intrafamiliar y abuso. El fin es velar que cada mujer que está siendo víctima de este flagelo pueda alzar su voz para denunciar cada acto que ponga en detrimento su integridad física, psíquica y emocional. Y es que todas tenemos derecho y merecemos una vida libre de violencia. Fuimos creadas con un propósito divino que tenemos que perseguir cada día, con determinación, aferrándonos a cumplirlo en esta tierra, y ser ejemplo para otras mujeres. Aunque existan noches oscuras y grises no serán eternas, llegará el amanecer sobre nuestras vidas.

Algunas mujeres me han contactado y han abierto su corazón para contarme sus vivencias. No alcanzo a imaginar el infierno que han vivido y que algunas siguen viviendo, que sufren día a día golpes, gritos, insultos, desprecio, humillación e incluso amenazas por parte de sus esposos, novios, y compañeros de hogar. No son simples amenazas, ponen de por medio a sus hijos, les dicen “se los van a quitar”, “ellas no van a poder hacer nada “, “son unas inútiles”. Sí tú que hoy estas leyendo ésto y has pasado por ello o conoces a una persona que lo esté pasando, dile que denuncie, que corra por su vida, que aún hay esperanza para ella y que puede salir de ese ciclo de violencia y poder ser restaurada con la ayuda de Dios y con el acompañamiento de un profesional de la salud.

No esperes más, hay salida para ti, no te quedes donde estas, lucha, vive, sueña. Dios nos ha creado con un propósito, no permitas que nadie lo pisoteé. Sí mereces vivir plenamente, llena de paz, de gozo y sobre todo, de las bendiciones de una vida libre de violencia.  

Fundadora del Bufete “Estudio Jurídico Danko”, recientemente cumplimos nuestro primer año. El nombre en griego significa Dios es mi juez. Les cuento que todo inició como una idea. Escribí en una libreta varios nombres, (aún conservo esa página) busque sus significados y un día, tome la determinación, y empecé en una habitación de mi casa. Coloque una mesa y busque una silla y empecé a prestar mis servicios profesionales (mis primeros clientes fueron mis familiares). Gracias a Dios, hoy contamos con nuestra oficina donde podemos atender a nuestros clientes y futuros con mayor comodidad.

Este año para todos y todas ha sido diferente. Algunos hemos tratado de reinventarnos, de hacer cosas nuevas, de enfocarnos en las bendiciones y en las oportunidades. En mi caso particular, empecé a hacer contenido en mis redes sociales para poder informar y orientar, incluso hice videos para YouTube, algo totalmente nuevo para mí. Salí con todos mis miedos de mi zona de confort, así que te invito y animo que si tienes miedos, que salgas con ellos y uno a uno te iras liberando de ellos. Este es el tiempo perfecto para que hagamos cosas nuevas, o quizás aquellas que nos apasionan pero que no habíamos tenido un tiempo extra para hacerlas- hoy es tu oportunidad.

Déjame decirte que emprender no es fácil, es un acto de mucha valentía y aunque a veces luchemos con el miedo, y la inseguridad, ten por seguro que, si tomas la decisión y haces todo con amor y pasión, obtendrás el fruto de tu esfuerzo. Todo comienza con un sueño, con una idea, con una visión, y por imposible que lo veas, escríbelo. Plásmalo en papel, pídele a Dios que sea su voluntad sobre tu vida y tus sueños, No te pongas limites, ni te veas pequeña, sueña y no solo sueña, trabaja y esfuérzate para que cada día, ese sueño sea una realidad. Hoy, en este día, quiero decirte que NO TE RINDAS, que sigas hacia adelante, que luches por ti, por tus sueños, por tu familia, que te enfoques en las bendiciones que posees hoy y agradezcas.

 Mi Agradecimiento eterno a mi Padre Celestial y Gracias a mi colega Lucrecia Hernández. Gracias por leerme, estoy para servirte. ¡Bendiciones!

Catherine 

 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.